Viernes 5 de Julio de 2019

El HCD expresó su beneplácito por el 70º aniversario del Grupo Scout Nº 303 José Manuel Estrada

El Honorable Concejo Deliberante de General Pueyrredon otorgó la distinción “al Compromiso Social” al Grupo Scout nº 303 José Manuel Estrada, por su destacada labor social con el firme objetivo de hacer de cada joven el principal agente de su desarrollo integral, seguro de sí mismo, solidario, responsable y comprometido con la sociedad.
El acto se desarrolló en el recinto de sesiones y fue presidido por el concejal Marcelo Fernández (AM), autor de la iniciativa.

Argumentos del reconocimiento

El presente reconocimiento tiene por objeto destacar la labor social del Grupo Scout nº 303 José Manuel Estrada, que en el presente año celebra su 70º aniversario.
El scoutismo es un movimiento educativo para los niños y jóvenes, de carácter voluntario, no político, abierto a todos sin distinción de origen, etnia o confesión religiosa, conforme a los fines y método tal como fueron ideados por su fundador.
El movimiento scout tiene por fin contribuir al desarrollo de los niños y jóvenes, ayudándolos a mejorar sus posibilidades físicas, intelectuales, sociales y espirituales, como persona, como ciudadano responsable y como miembro de la comunidad local, nacional e internacional.
Esto se logra a partir de la educación no formal, educación alternativa que potencia las capacidades de las personas, que no se agota en un tiempo o en un lugar específico y que se brinda en forma permanente; educación que, solidaria con la que realiza la familia y la escuela, complementa la acción de ésta con matices que le son propios.
Hablar sobre la historia del Grupo Scout nº 303 José Manuel Estrada, es imposible sin referenciar y resaltar sin lugar a duda la impronta y el carisma del Padre Luis Varetto, quien en 1946, inducido por el propio Don Orione, decide crear un movimiento que contuviera a los niños y jóvenes, resaltara sus valores y los ayude a crecer como personas de bien.
Esta idea tuvo sus seguidores, prendiendo en ellos un espíritu de confraternidad, que el Padre Varetto supo profundizar y canalizar creando una expectativa inusitada para la época alrededor de un sistema de trabajo, que incluía juegos, aventura, orden, disciplina y valores.
El 5 de julio de 1949 nace el Batallón de Exploradores Don Orione, un animoso grupo de muchachos, que seguían entusiastamente las iniciativas del humilde sacerdote se fueron transformando en un numeroso grupo que recorrió, tal cual lo hace hoy en día, lugares como Córdoba, Mendoza, Bariloche y Chile.
Hacia el año 1964 el Batallón seguía creciendo y las necesidades de los niños y jóvenes que lo componían iban cambiando. Ante ello el Padre Varetto junto a Roberto Truchi a cargo de la jefatura, deciden adherir al modelo Scout, al que ellos habían adaptado para implementar en el cuerpo de Exploradores, cuyo método de trabajo era más rígido. Es así como se incorporan a la Unión de Scouts Católicos Argentinos, entidad fundada en 1937 por el Pbro. Julio Meinvielle basada en los conceptos fundamentales y la metodología concebidos inicialmente por el creador del movimiento scout Lord Robert Baden Powell. A partir de ese momento el Batallón de Exploradores Don Orione se convirtió en el Grupo Scout Nº 196 José Manuel Estrada, en honor al gran educador argentino.
Esto permitió que sus niños y jóvenes, a través del estímulo y desarrollo de sus habilidades, el fomento del sentido crítico y la responsabilidad, fueran protagonistas de su propia realidad. A partir de ese momento se conforman en cuatro tropas scouts; Mariano Moreno, Martín Güemes, San Andrés y San Jorge (la unidad más antigua existente en la zona), transformándose en uno de los grupos más importantes de la Argentina con 400 integrantes.
El 6 de septiembre de 1966 se constituyó el Distrito Scout Mar del Plata, que contaba con los grupos San José de Balcarce, San Andrés de Miramar, Nuestra Señora de Luján de Batán, Sagrada Familia del Puerto de Mar del Plata (también perteneciente a la Obra Don Orione) y José Manuel Estrada. La sede del Distrito se ubicó en el Grupo 196 a cargo del Padre Luis Varetto.
En 1976 el Padre Luis Varetto fue condecorado por la Unión de Scouts Católicos Argentinos con la Cruz de San Jorge, en reconocimiento a su gran mérito scout.
Durante la década del 90 el grupo vivió grandes momentos de crecimiento y evolución, participando durante el proceso de unificación que dio origen a Scout de Argentina.
Sin duda, el gran cambio de paradigma que se propuso el Grupo Scout nº 303 José Manuel Estrada en 1999 fue la incorporación de beneficiarias mujeres. Durante todos estos años el Movimiento Scout venía creciendo imparablemente y el scoutismo mixto era una realidad desde hacía muchísimo tiempo; por esto la jefatura de Grupo, liderada por Alberto Mezzanotte, decide abrir la inscripción a niñas y muchachas para todas la ramas, logrando mejorar aún más su propuesta educativa, evolución que le permitió llegar a su 50º aniversario con renovado optimismo, enormes ilusiones y el mismo espíritu scout de los primeros días.
Actualmente, el Grupo Scout nº 303 José Manuel Estrada cuenta con alrededor de 200 miembros beneficiarios; distribuidos en la manada DHAK, las unidades Scouts SAN JORGE Y MARTÍN GÜEMES, las comunidades caminantes PATAGONIA Y EPUYÉN y la Comunidad Rover ALBERT SABIN comprometidos con el estilo de vida scout, su religión, la construcción de la paz, la defensa de los Derechos Humanos, la autoafirmación de la persona humana, el cuidado de las relaciones interpersonales y el respeto por el medio ambiente, orgullosos de pertenecer al movimiento scout por los valores que comparten.
El trabajo responsable para el desarrollo de la comunidad, la transformación social a través del crecimiento personal, de proyectos y espacios compartidos como producto del cumplimiento de la Misión del Movimiento Scout, es reconocido por su prestigio en la acción educativa integral y su capacidad de aprender haciendo que brinda igualdad de oportunidades a través de una propuesta inclusiva, dinámica, participativa y atractiva para niños, niñas y jóvenes, digna de ser apoyada por la comunidad.
Todo esto no sería posible sin el compromiso de cada uno de los adultos que llevan adelante las actividades que, respetuosos de su historia pero sin dejar de proyectar su mirada hacia el futuro, cuentan con el apoyo incondicional de la Asociación de Amigos de los Scouts y Guías Don Orione y la satisfacción de saber que cada uno de los minutos que dedican a esta tarea llevan al scoutismo un poquito más cerca del cumplimiento de la tarea fundamental de todo aquel que algún día formuló su promesa scout, que es: “Dejar este mundo mejor de cómo lo encontraron”.