Miércoles 14 de Febrero de 2018

El HCD entregó un reconocimiento a la legendaria actriz Marta González, a 50 años de su debut teatral en Mar del Plata

Mediante Decreto de la Presidencia Nº 85, el Honorable Concejo Deliberante de General Pueyrredon distinguió hoy a la actriz Marta González a 50 años de su primera presentación artística en Mar del Plata.
El acto se desarrolló en el recinto de sesiones, a instancias de la concejal Cristina Coria (UCR).
Estuvieron presentes los concejales María Angélica González (CC), Patricia Mabel Serventich (AA), Marina Santoro (UC), Ariel Ciano y Mercedes Morro (1País); Vilma Baragiola (UCR); el vicepresidente del Ente Municipal de Turismo (EMTUR), Jorge Zanier, en representación del intendente Carlos Fernando Arroyo; el director de Organismos Artísticos y director del Teatro Colón, Marcelo Gobello; el defensor del Pueblo, Fernando Rizzi; familiares, amigos y colegas de González.
En primer término fue proyectado el video institucional “Historias de Abuelas. La identidad no se impone”, realizado por personal del Teatro Auditorium-Centro Provincial de las Artes. Luego, Coria dio la bienvenida: “Buenos días a todos. Gracias por acompañarnos. Nuestra reconocida de hoy se merece este marco. Dentro de las actividades que realizamos, siempre nos parece interesante -como un gesto moral- reconocer a aquellas personalidades, como en el caso artístico, que nos enriquecen, nos eligen, nos dan la posibilidad de tener propuestas de calidad. Es un número redondo y una cifra interesante: 50 años. Nos pareció un momento oportuno para expresarnos como representantes del pueblo. Artistas como Marta nos ofrecen la posibilidad de mirarnos en el espejo de las propuestas hechas con compromiso y calidad. Presencias como la suya ofrecen un alto valor agregado a lo que se ofrece como hecho artístico al público. Queremos hacer este reconocimiento, que es un mimo y un acto de justicia”.
Gobello, por su parte, resaltó las virtudes artísticas de González como actriz y la perdurabilidad de su trayectoria, de cinco décadas, en el mundo de la TV, el teatro y el cine, acompañada siempre por colegas también respetados por el mismo prestigio. “Marta es una artista con mayúsculas”, acotó. “Y además, una gran persona”, añadió.
Tras recibir la distinción, González agradeció a todos los presentes: “Ya había tenido un Estrella de Mar antes del que recibí este año. Pero este tipo de reconocimiento, es la primera vez. Cuando llegué este verano, recordé la fecha redonda. Y Mar del Plata está ligada a grandes momentos de mi vida, acá concebí a mis hijos, por ejemplo, y pasé grandes y extensos veranos en familia. Hoy vivo este reconocimiento como un mimo y siento el placer de compartirlo con la familia y los amigos de siempre presentes. Muchas gracias, realmente, me están haciendo pasar un momento increíble e imborrable”.

Argumentos del reconocimiento

Se tomó en consideración la extensa carrera artística en teatro, cine y televisión, desarrollada por la actriz Marta Gonzalez, que debutó a los tres años participando en La cuna vacía, película que evocaba a Ricardo Gutiérrez, el fundador del Hospital de Niños.
González filmó: Qué hermanita (1954), La edad del amor y Mujeres casadas (1955): Mercado de Abasto, El amor nunca muere y Marianela (1956). La pícara soñadora (1959), He nacido en Buenos Aires (1961), Mi Buenos Aires querido (1963), Las modelos (1964), El club del clan (1965) y Santiago querido (1966).
En 1975, tras una exigente selección, el director Leopoldo Torre Nilson y la escritora Beatriz Guido la eligieron para asumir el papel de "Nené" en Boquitas pintadas, donde cumplió uno de sus principales trabajos cinematográficos.
También protagonizó El pibe Cabeza y La guerra del cerdo (1977), Los médicos y Un idilio de estación (1984), Los chicos de la guerra (1985) y Vivir a los 17 (1994).
Otro de sus grandes amores, es el teatro y con apenas 9 años subió por primera vez al escenario, bajo la dirección de Armando Discépolo en la obra “El último Perro”.
Participó de obras tales como: "El carnaval del diablo" (1950),"Aplausos" (1972) con Libertad Lamarque y dirigida por Daniel Tinayre; así como en "Constancia" (1975), en una inolvidable temporada con Mirtha Legrand.
También se recuerdan éxitos como "Y la fama es una herida absurda" de Jorge Lafauci; "Taxi" (1985), "Discepolín" (1988), "La casa de Bernarda Alba" (1992), “Tengamos el sexo en paz” (2004), "Brujas" (2007)
Con su protagónico: “Las chicas del calendario” (2011), su actuación le valió uno de los más importantes reconocimientos para el teatro argentino, el premio Estrella de Mar.

A su vez, en televisión realizó, entre otros programas: Los trabajos de Marrone (1960), Mis hijos y yo (1964), Rolando Rivas, taxista (1972), Flor salvaje (1979), Yo soy del 30 (1981), y Carola Casini (1997).
Inicio sus temporadas teatrales en nuestra ciudad en el año 1968 con la obra “Los maridos engañan después del futbol” junto a Dario Vittori, Eva Donge y Enrique Liporace.
Continua hasta la actualidad participando en numerosas temporadas teatrales en nuestra ciudad, destacándose entre otras, “Dos señores malcriados” con Guillermo Francella y Claudio García Satur, “Pobres Angelitas” con Analía Gade, siendo esta la última obra dirigida por Enrique Carreras, “Una noche a la Italiana” “Intimidad Indecente” junto a Arnaldo Andre, por sólo enumerar algunas.
Este verano se presenta en Mar del Plata con “El show de la menopausia”, comedia llevada adelante junto a María Valenzuela, Reina Reech, Ernestina Pais y María Carámbula, cumpliendo ya 50 años desde su primera participación en las temporadas teatrales marplatenses y encontrándose nuevamente nominada al Estrella de Mar.
Con dicho grupo se hizo presente en el desfile de Héctor Vidal Rivas, vestidas de negro, sumándose a la campaña #NiUnaMenos.
Es una de las actrices más queridas de la Argentina, que jamás dudó de su vocación y aunque hayan pasado ya sesenta años desde la primera vez que subió a un escenario, su pasión se mantiene intacta".
A lo largo de su trayectoria supo ponerse, con naturalidad y total entrega, en la piel de todo tipo de personajes en cine, televisión y teatro. Hoy sigue con esa vocación que la acompañó toda su vida, entregándose por completo a las artes culturales, dejando el cuerpo y el alma en cada papel".
Cuando reconocemos a alguien de la cultura popular lo hacemos por lo que es arriba del escenario y, sobre todo, debajo de él, ella tiene valores que esta sociedad necesita recuperar y eso nos motiva a distinguirla también.