Lunes 4 de Junio de 2018

Se realizó en el recinto de sesiones del HCD el acto por el Día del Inmigrante Italiano, evocando la figura de Manuel Belgrano

El Honorable Concejo Deliberante del Partido de General Pueyrredon declaró “de Interés” el “Día del Inmigrante Italiano”, celebrado ayer, 3 de junio de 2018. El acto se llevó a cabo en el recinto de sesiones, presidido por el Presidente del Cuerpo Deliberativo, Guillermo Sáenz Saralegui (AA).
Asistieron el cónsul italiano, Darío Cortese; el vicepresidente del EMTUR, Jorge Zanier, en representación del intendente Carlos Fernando Arroyo; los concejales Marcelo Carrara (AA), autor de la iniciativa que declara “De Interés” la jornada; los concejales Patricia Mabel Serventich (AA), Mario Rodríguez y Cristina Coria (UCR); Ariel Ciano e Ilda Mercedes Morro (1País); funcionarios del Departamento Ejecutivo Municipal; el cónsul honorario de la Federación Rusa, Jorge Kuznetsov; del Instituto Belgraniano de Mar del Plata, Norberto Valiente; de la Federación de Sociedades Italianas de Mar del Plata, Rubén Pili; del Comites de los Italianos en el Estero, Rafael Vitiello, y representantes de entidades y asociaciones regionales de inmigrantes italianos. También asistieron alumnos, coro y docentes del Colegio Leonardo Da Vinci.
En primer término se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino. En segundo término, las del Himno de Italia. Y luego, se proyectó el video institucional “Historias de Abuelas. La identidad no se impone”, realizado por personal del Teatro Auditorium-Centro Provincial de las Artes.
Después, Sáenz Saralegui dio la bienvenida a los presentes: “Buenos días a todos. Es una enorme e indescriptible alegría compartir este momento con representantes de la comunidad italiana en nuestro distrito. Estamos conmemorando una fecha simbólica de un segmento de nuestra comunidad, que fue, es y seguirá siendo un pilar esencial de su evolución, desarrollo y crecimiento sostenible. Los italianos son una parte esencial de la identidad forjada a lo largo de las décadas. Son la corriente inmigratoria más prominente, y motor esencial del crecimiento del país. Vinieron con humildad a un país que les abrió la puerta de par en par y con su esfuerzo y contracción al trabajo lo hicieron crecer, integrándose, además, a una nueva forma de vida. También trajeron todo su acervo cultural que lograron transmitirlo de generación en generación. Estamos orgullosos de compartir la vida con ustedes, porque somos, en esencia, descendientes de italianos hablando castellano”.
A continuación, Sáenz Saralegui entregó al cónsul italiano Darío Cortese la declaración “De Interés” de esta jornada. Tras recibir la distinción, Cortese manifestó: “Buenos días a todos. Estoy muy agradecido por estar acá, y recibiendo esta distinción que reconoce la presencia de la comunidad italiana y toda su voluntad por integrarse y hacer crecer la ciudad. Es un motivo de gran orgullo. Muchos vinieron en condiciones muy difíciles y lograron prosperar. Sabemos, también, que existe un hermoso sentimiento hacia Italia en todos los argentinos. Muchas gracias”.
Por su parte, Norberto Valiente, del Instituto Belgraniano, se refirió al origen de esta fecha de conmemoración, vinculada al natalicio de Manuel Belgrano.
En el mismo sentido se expresaron los referentes de las distintas agrupaciones y sociedades italianas.
Asimismo, el concejal Marcelo Carrara manifestó: “Buen día para todos. Quiero agradecer al Concejo Deliberante y a su presidente por esta jornada y por su presencia, por acompañar esta iniciativa. Hace muchos años, en el Congreso de la Nación, se adoptó el 3 de Junio la fecha para conmemorar el Día del Inmigrante Italiano en honor al natalicio de Manuel Belgrano, el Padre de la Patria. Estamos en el recinto haciendo el acto de tan significativa fecha. Y ojalá que se transforme en una celebración recurrente, que se haga todos los años acá. Estamos evocando a quienes con su voluntad, su compromiso, su esfuerzo y sus ganas por insertarse en un nuevo país, ayudaron a su crecimiento. Gracias a todas las instituciones de la comunidad italiana por haber asistido”.
En el tramo final del acto, el artista Tony Fratello hizo un breve show de animación. Y el coro del Colegio Da Vinci interpretó un par de canciones del acervo cultural italiano.

Argumentos del reconocimiento

La Ley 24.561 del año 1995 establece que el día 3 de junio de cada año, se conmemore el “Día del Inmigrante Italiano”, en Argentina, con motivo de celebrarse el natalicio, del Creador de nuestra Bandera Nacional, el General Manuel Joaquín del Sagrado Corazón de Jesús Belgrano, hijo de Domingo Belgrano y Peri, un comerciante oriundo de Oneglia, en la Región de la Liguria, en Italia y María Josefa González Casero. Quien sería luego uno de los Padres de la Patria, representó la síntesis fenotípica del criollo americano, mixtura de sangre nativa con la europea.
Ya el Primer Triunvirato observó la necesidad de incorporar extranjeros al país naciente, así ordena en el Decreto del 4 de Setiembre de 1812 “favorecer la inmigración por cualquier medio posible”. Los Padres Intelectuales de la República continuaron ese pensamiento y así en sus “Bases”, Juan Bautista Alberdi sienta el principio de que “Gobernar, es poblar”,
Más tarde, durante las Presidencias Históricas se hace realidad el texto de la Constitución de 1853 abriendo el Puerto para “todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino” y en 1875 se crea la Comisión de Inmigración que cumple con una política de estado que implicaba llamar a los inmigrantes europeos invitándolos a afincarse en estas tierras.
La italianidad ha marcado profundamente el ser argentino. Sus tradiciones y su cultura mezclados dieron como resultado la progresista clase media argentina que puso a la Argentina del Centenario entre los primeros países del planeta.
Para ayudarse y defender sus derechos, así se multiplicaron las Sociedades Italianas de Socorro Mutuo, primer antecedente del mutualismo argentino, base del asociacionismo civil en nuestro país.
Trajeron los oficios que serían pilares de esa Argentina en construcción, el relojero, el zapatero remendón, el albañil; y también la cultura y ciencia, las cátedras albergaron grandes mentes italianas, como el arte de arquitectos , pintores, escultores , escritores, poetas, dramaturgos, etc.